diumenge, 27 de maig de 2012

Camí de Santiago. Pensava que em costaria entrar. Aquest matí hem començat a caminar, a O Cebreiro. I ja he entrat. No hi ha separació.


















Per un moment he llegit, per internet, tot una serie de comentaris de gent que volien posar bombes a l'estadi a on varen jugar l'Atlètic de Bilbao i el Barça. No hi ha separació? Em costa, però fins hi tot això ho deixo anar. No hi ha separació. He entrat al Camino.

2 comentaris:

ane ha dit...

Una cosa tengo que decir que es más cierta que ninguna otra: Entrar en el Camino es en entrar en lo Eterno. Luego se sale, es cierto. Pero la Eternidad te ha tocado y marcado. Algo así como si hubiera dicho: Eres mí@.

bss

Siddharta ha dit...

Pués si. Lo experimenté ayer por la mañana, yendo a la universidad. Cuando subia la pequeña cuesta, al lado del árbol aquel que cortaron, me di cuenta que no andaba igual que antes. No te podria decir lo que experimenté, pero si que se me puso la carne de gallina.

Besos.