dijous, 30 de maig de 2013

Zazen al dojo.

De vegades em deprimeixo sense motiu. I quan me’n adono, em deprimeixo encara més.

Ara tinc motius per deprimir-me i no em deprimeixo. I quan me’n adono, experimento encara més energia. Quan més motius tinc per deprimir-me, més energia disponible. Com un pou sense fons. L’aigua no s’esgota mai.


Però no ens enganyem, zazen no serveix per a rés. 

2 comentaris:

Amanda ha dit...


A veces la energía va y viene, rebosa o escasea en nuestras almas. Sin que haya un motivo lógico para esa oscilación... más que el cambio en nuestra capacidad de amar a todo, sin condición alguna.
Un saludo.

Siddharta ha dit...

Amanda, totalmente de acuerdo. Esta "capacidad de amar a todo, sin condición alguna" se refuerza, se debilita, va oscilando. Y, efectivamente, este es el mejor indicador del buen estado de nuestra alma. Y de "nuestra" energía. De la presencia de ESO que esta viviendo en cada uno de nosotros.

Un abrazo!