dimecres, 20 d’abril de 2011

Cuando nos demos cuenta de que todas nuestras acciones tienen el mismo valor que comer arroz, habremos encontrado la cosa más importante.