dijous, 9 de febrer de 2012

Crec que el secret és quedar-se tan buit,
que el sol fet d'existir t'ompli de goig.

6 comentaris:

Elisenda Ortega Matas ha dit...

Però quin gran secret... i que difícil!
Petons!

Siddharta ha dit...

Si. Molt, molt difícil. Però crec que no és impossible. Perquè he tastat bocinets d'aquest pastis i per això sé que existeix el pastis sencer.

I certament estic convençut que aquesta és la clau. La Veritat es pot formular de moltes maneres i les tradicions espirituals, i diferents buscadors la formulen de maneres diverses. Però una forma molt senzilla de fer-ho és aquesta. Per a mi aquestes dues linies resumeixen tot allò que diuen aquells que han assolit la saviesa suprema. El cami que porta a la plenitut, la saviesa i la felicitat.

Una abraçada ben forta, Elisenda!

Xaro La ha dit...

Plenitut y goig

Petonets

Siddharta ha dit...

I veure-ho tot amb ulls nous, amb una mirada pobre, pura, infantil. Però si pot ser, de la segona infància, quan ja estàs de tornada de tantes coses i poc a poc, et vas despullant. La mirada que es necessita per poder apreciar un haiku.

Petons.

Anònim ha dit...

Miro a menudo tu blog. Todo lo que dices me gusta y es poético.
Pero crees de verdad que se ajusta a la realidad?
Las cosas no son tan bonitas. El silencio ayuda, pero la realidad es otra.
Un abrazo

Siddharta ha dit...

Querido anónimo/a, gracias por tu comentario, que aprecio muchísimo y por visitar el blog. Pienso que la cuestión que planteas es fundamental. Tan fundamental que todo el Budismo se apoya en tus palabras "la realidad es otra". Porque al Buda, su familia le quería hacer creer que la realidad era muy bonita y le escondían el dolor, la enfermedad, la muerte, el sufrimiento, la podredumbre. Y es justo cuando descubrió que “la realidad era otra”, que empezó su búsqueda. Y cuando encontró la respuesta, esta respuesta está profundamente arraigada en LA realidad. La única realidad. Si la búsqueda espiritual está encaminada a huir de la realidad, no tiene ningún valor. Y en esto el Zen es muy estricto.

Pero esta realidad se puede ver de distintas maneras. Ya sabes que el optimista y el pesimista la ven de forma distinta. O también, la persona deprimida o la persona sana. Y sobre todo, puedes ver la dualidad y vivir en la dualidad, buscando un polo y rechazando el otro: bueno-malo, placer-dolor, salud-enfermedad, amor-odio, prosperidad-pobreza, y entonces, de forma natural se produce el sufrimiento. Pero si tratas de abandonar la dualidad, el sufrimiento disminuye. No se trata de volverse insensible, simplemente de no apegarse. La diferencia puede ser sutil, ¡pero existe y es importante! Vivir como todo el mundo, con sentimientos, proyectos, dolor, alegría… pero sin apego. Hacer, simplemente, lo que debes hacer, vivir, simplemente, lo que debes vivir, pero sin apego.

Las cosas son tal como son, ni bonitas, ni feas. Pero si se abandona la dualidad y el apego, se experimenta Unidad, cae el egoísmo (la ilusión de la separación). Y se percibe más belleza en todas partes. No es una teoría, ¡lo digo por experiencia propia! Hasta lo que normalmente se cataloga como feo, aparece bello. Cuando escribo en el blog, ya sea entradas o respuestas a comentarios, lo hago desde la conciencia de no-dualidad (cuando no estoy Ahí, procuro callarme, simplemente guardar silencio). Por esto en el blog quizás resalte más la belleza. Pero si te fijas, también hay entradas sobre el dolor, la enfermedad, las injusticias. Y como me dijo un anónimo en un comentario, al hacer gassho, también hay que hacerlo a la podredumbre que somos. Gassho a nuestra realidad: la que sea. Mi realidad en este momento. Esta realidad a veces pobre, desagradable, difícil, complicada, que yo nunca había deseado y que no es bonita… esta realidad es sagrada, forma parte de mí. Abrazar esta realidad es REALIZACION. Y es que no hay otra…

Cuando uno se rinde, y está dispuesto a todo lo que sea necesario. Cuando uno tiene sus propios deseos, como todo el mundo, pero se mantiene siempre dispuesto a soltarlos en cualquier momento, entonces se entra en otra dimensión, donde las cosas, que no son ni bonitas ni feas, aparecen como pura belleza, como pura Luz. Pero no se trata de un blog dualista, donde escribo sobre lo bello y rechazo lo feo. No. Simplemente trato de ir más allá. Pero es que yendo más allá encuentro belleza y luz, incluso en el dolor y la podredumbre. ¿Que quieres que le haga?

Y claro que el silencio ayuda. Silenciar la mente. Practicar zazen. Siempre. Aunque ya se sabe que zazen no sirve para nada…


Un abrazo muy fuerte.